Seleccionar página

Los aislantes térmicos son materiales que se usan para oponer resistencia al paso del frío o del calor, favoreciendo así la eficiencia energética de tu hogar. Las ventanas, las puertas, suelos, sótanos, garajes o cubiertas son los lugares más comunes por los que se escapa el calor o el frío de tu hogar. Existen diferentes materiales y formatos. En Roysu os explicamos las características y tipos para que puedas colocar tu aislante térmico en tu vivienda:

Características para elegir bien tu aislante térmico:

  • La resistencia térmica del aislante en relación al grado de aislamiento necesario.
  • La resistencia al agua, la humedad y problemas derivados como el moho o las bacterias.
  • El tamaño que ocupan frente al espacio disponible en la superficie en la que se van a instalar.
  • Su comportamiento ante el fuego: si son ignífugos, grado de combustión…
  • Durabilidad del aislante y sus propiedades en el tiempo.
  • La instalación : costes de un profesional o dificultad si lo instalas tú.
aislante termico: tipos y usos
Imagen: Pinterest

¿Dónde puedo colocar el aislamiento térmico? 

  • Cubiertas: Puedes aislar tu vivienda unifamiliar tanto por el interior como por el exterior. Para el exterior de tu vivienda se suelen utilizar placas flexibles o rígidas de poliestireno extruido, impermeables, colocadas bajo el forjado de hormigón y bajo la placa. En el interior de la vivienda, se utilizan placas rígidas o mantas y placas blandas.
  • Buhardillas: Es uno de los puntos clave en donde se pierde el calor de la casa. Opta por cubiertas vegetales que además de proteger a la casa del calor del verano, también ayudan a mantenerlo en invierno, además al ser vegetales, ayudan a mejorar al medio ambiente.
  • Fachadas: Antes de aislar tu fachada, tienes que tener en cuenta las normas estéticas que afecten a las fachadas de tu localidad o comunidad de vecinos. Puedes aplicarlo tanto en el exterior como en el interior, o en el caso de que tenga cámara de aire, se podría inyectarla en el interior del muro.
  • Puertas y ventanas: Sustituye tus viejas ventanas por otras de doble acristalamiento y con rotura de puente térmico (RPT). Si tus ventanas están en buen estado, puedes colocar doble ventana colocándola en el interior o el exterior permitiendo que se cree una cámara de aire entre ambas. Las puertas por donde más se escapa el frío o el calor son las puertas de entrada y las del garaje. Elige puertas con materiales que no favorezcan la transmisión térmica. Además, puedes colocar en todas las puertas de tu hogar burletes de espuma bajo puerta. 
  • Suelos: Aísla especialmente los suelos de las plantas bajas colocando el aislante sobre el hormigón forjado. En sótanos enterrados, combina en la solera materiales aislantes e impermeabilizantes, logrando que el sótano actúe como cámara, protegiendo térmicamente la casa.
Imagen: Pinterest

¿Qué formatos existen de aislamiento térmico? 

  • Paneles o placas: pueden ser rígidos o semirrígidos. Se fijan al soporte mediante un adhesivo o con una tornillería específica. Sobre las placas se puede aplicar un mortero y sobre éste el revoco de acabado.
  • Rollos, mantas y paneles no rígidos:  se suelen colocar (sobre perfilería) en la cámara entre el muro y placas de cartón-yeso, o entre rastreles de suelos de madera y falsos techos. En posiciones verticales se colocan con unos tacos y tornillos especiales.
  • Espuma: es necesaria una cámara de aire para insuflar, mediante máquinas especiales, la espuma expansiva. Se puede hacer desde el exterior o el interior.
  • Partículas, bolitas, borra, fibras…: estas presentaciones, a granel o en envases de distintas cantidades suelen emplearse para insuflar en el interior de cámaras de aire, donde es complicado usar otro formato. Hay que tener la precaución de usar mascarilla al manipularlas, para no respirar el polvo que producen. 
Imagen: Pinterest

Diferentes materiales del aislante térmico:

Aislantes sintéticos

Este tipo de aislantes están compuestos por materiales sintéticos y son muy efectivos térmicamente.

  • Poliestireno expandido (EPS). Material muy denso y con baja conductividad térmica. Se encuentra en forma de panel (placa) de diferentes grosores y de gránulos para rellenar huecos. Es más adecuado para su uso en tabiques interiores y en cubiertas, tanto planas como inclinadas, siempre que estén impermeabilizadas. Se coloca pegado a la tabiquería, entre rastreles o en el hueco entre dos tabiques. No es adecuado para suelos. 
  • Poliestireno extruido (XPS). Este aislante se puede mojar ya que es muy absorbente. Aguanta el peso sin deformare y tiene una baja conductividad térmica. Tiene una densidad muy alta, haciendo que las placas sean finas y ocupen poco espacio. Se puede usar en fachadas (tanto interior como exterior), en cubiertas y en muros de sótanos enterrados.
  • Poliuretano. Tiene un mayor rendimiento térmico. Se usa generalmente proyectado como espuma, pero también lo puedes encontrar en planchas rígidas o semirrígidas. En espuma se utiliza en cámaras de aire, grietas, juntas o cercos. En forma de plancha es adecuado para falsos techos y trasdosados de paredes interiores.
  • Rollos reflexivos. Formados por una o varias capas de burbujas de polietileno entre varias finas láminas de aluminio. Son ideales para zonas climáticas con temperaturas más uniformes, sin duros inviernos o veranos excesivamente calurosos, ya que su capacidad aislante se basa en la cámara de aire que proporcionan. Se colocan sobre rastreles de madera en tabiques, cubiertas inclinadas, falsos techos o soleras en flotante.

Lanas minerales

Proporcionan un buen nivel de aislamiento térmico y acústico. Además, ofrecen un gran nivel de protección contra el fuego. Están formados por un entrelazado de filamentos de materiales pétreos formando un fieltro que mantiene el aire inmóvil entre ellos. Pueden tener alguna de sus caras revestida con diferentes materiales: papel kraft, aluminio o lámina de fibra de vidrio, entre otras.

  • Lana de roca o lana mineral (SW). Fabricado a partir de roca volcánica. Se presenta en forma de manta, panel no rígido o rollo. Se utiliza en cubiertas, forjados, fachadas, suelos, falsos techos, buhardillas o tabiques interiores. Es ignífuga.
  • Lana de vidrio (GW). Se fabrica fundiendo arena a altas temperaturas. Su estructura está formada por finas fibras de vidrio unidas por un aglomerante o resina. Se considera mejor aislante acústico que la lana de roca y además, resiste mejor la humedad. Es ignífuga. Este tipo de aislante lo puedes usar en cubiertas, buhardillas, forjados, fachadas, falsos techos, suelos…
aislantes termicos
Imagen: Pinterest

Aislantes ecológicos o naturales

No contienen sustancias ni aditivos y por tanto son más respetuosos con el medio ambiente. Este tipo de aislantes son reciclables y biodegradables.

  • Corcho: Tiene buenas propiedades como aislante y además es reciclable y renovable. Se presenta en forma de virutas para rellenar huecos, en paneles de corcho prensado o proyectado para cubiertas o revestimiento de superficies.
  • Lino: Se fabrica a partir de una planta de fácil cultivo, obteniendo de ella fibras reciclables que se utilizan como aislante.
  • Celulosa: Formada por residuos de papel que se reciclan en forma de aislante. Se aplica mediante insuflado en cámaras, trasdosados o sobre forjados.
  • Lana de oveja: Aislante de procedencia animal que cuando se humedece mejora su capacidad de aislamiento.
  • Arlita, perlita y vermiculita: Aislantes minerales con gran capacidad ignífuga.
  • Fibra de coco y algodón: Aislantes naturales en forma de mantas.

Paneles sándwich

Formados por dos chapas de acero perfilado con un núcleo de poliuretano, un tablero de fibras en la cara no vista y un tablero de madera con acabado decorativo. Se utilizan para revestir techos de habitaciones o incluso fachadas, muros o cubiertas. Además, funcionan como aislante y como cerramiento. para el exterior se utilizan de poliuretano con una estructura de acero.

Ya conoces los diferentes tipos y usos del aislante térmico. No dudes en pedirnos presupuesto para aislar tu vivienda.