Seleccionar página

¿Estás pensando en cambiar o poner calefacción en tu hogar? En Roysu os contamos toda la información que necesitas saber antes de instalar un suelo radiante, así como sus ventajas e inconvenientes.

Tipos de calefacción por suelo radiante

  • Calefacción de suelo radiante por agua: se trata de tuberías enterradas bajo el suelo por la que pasa agua caliente.
  • Calefacción de suelo radiante eléctrico: se instala un sistema eléctrico debajo del pavimento que es el encargado de calentar la estancia.
  • Calefacción de suelo radiante mediante fibra de carbono: el calor se transmite por filamentos de carbono instalado bajo el suelo.
suelo radiante

¿Cuál es el mejor pavimento para un suelo radiante?

Puedes usar pavimentos cerámicos o laminados de madera. Los cerámicos tienen un mejor rendimiento frente a la tarima de madera, ya que poseen un mejor coeficiente de conductividad.

Los pavimentos y suelos de madera tienen que tener unas características especiales para ser colocados sobre un suelo radiante.

¿Cómo funciona un suelo radiante?

Es un sistema de calefacción que se instala bajo el pavimento, haciendo que toda la superficie del suelo emita calor homogéneamente. Este calor se emite a través de una red de tuberías o sistemas que se instalan bajo el suelo.

Este sistema de calor se controla a través de un colector que se instala en la pared.

Ventajas del pavimento radiante

  • Confort: se calienta uniformemente, de abajo hacia arriba, dando una mayor sensación de confort con respecto a otras calefacciones, como por ejemplo los radiadores, ya que éstos dan más calor en las zonas en las que están instalados.
  • Bajo consumo: el agua circula dentro de un circuito muy delgado (entre 6 y 10 mm), por lo que el caudal es mínimo. Además, sólo necesita alcanzar una temperatura de entre 30º y 45º. Otros sistemas de calefacción necesitan alcanzar entre 80º y 85º, ahorrando un 20%.
  • Diseño y espacio: con este tipo de suelo, ocultamos la calefacción bajo el pavimento, por lo que ya no son necesarios los calefactores de pared, ahorrando espacio y mejorando el diseño de nuestro hogar. El único elemento que se necesita para este tipo de calefacción es un armario para los colectores, algo parecido a un cuadro de luces.
  • Refrigeración: aunque este sistema es conocido para dar calor, el suelo radiante también se puede usar para enfriar la estancia, haciendo circular agua fría en vez de agua caliente.
  • Más saludable: al no producir corrientes de aire, evita el movimiento del polvo. Además, evita la sequedad y la baja humedad. También permite evitar la aparición de ácaros.

Inconvenientes del suelo radiante

  • Encontrar al profesional adecuado: la instalación no es sencilla y ha de ser realizada por profesionales cualificados.
  • Recomendable para un uso continuado: es un tipo de calefacción con alta inercia en el que se calienta toda la superficie. Es más eficiente en instalaciones encendidas de manera continua, como en lugares de trabajo.
  • Precio: la instalación es más cara que otros sistemas de calefacción, pero a la larga, es más eficiente.
  • Para suelo refrigerante, utilízalo en zonas de baja humedad: si el uso que le vas a dar es como suelo refrescante, uno de los problemas que te puedes encontrar es la condensación. Por este motivo, se recomienda este tipo de instalaciones en lugares de poca humedad.

Ahora que ya conoces todo lo que debes saber sobre los suelos radiantes, no dudes en contactar con Roysu y pedir tu presupuesto.

Imágenes: Pinterest