Seleccionar página

Instalar un falso techo en nuestro hogar nos puede ayudar tanto a la hora de la decoración ocultando desperfectos o instalaciones o incluso crear un asilamiento. Desde Roysu, os explicamos las ventajas de colocar un falso techo así como los diferentes tipos que existen.

No dudes en ponerte en contacto con nosotros para pedirnos presupuesto.

Ventajas de colocar un falso techo:

  • Es perfecta para ocultar tuberías, la instalación eléctrica y los sistemas de ventilación.
  • Es un aislante térmico y acústico.
  • Permiten instalar, así como ocultar la iluminación que necesites.
  • Resistencia a la humedad y al fuego: podemos instalar falsos techos resistentes o retardantes al fuego en zonas como la cocina o en estancias con instalaciones eléctricas; y techos para zonas más expuestas a las humedades tales como baños o vestuarios.
  • Ocultar viejos desperfectos: El falso techo quedará como nuevo. Esto significa que si en el anterior, el original de obra, hay ciertas grietas o humedades, quedarán también ocultas.

Importante: A la hora de decidir poner un falso techo, has de tener en cuenta que una vez puesto, la altura de la estancia no puede ser inferior a los 2.5 m, por normativa.

¿Qué tipos de falso techo existen?

1.Techos registrables o falso techo desmontables

Este tipo de techos, se colocan sobre una estructura metálica. Suelen usarse en comercios u oficinas ocultando así los sistemas de ventilación, cableados y tuberías. El principal inconveniente es que en este tipo de techos no consigues una continuidad en la estancia, ya que siempre quedará una separación de la estructura donde se montan las placas.

  • De pladur/cartón yeso: Es de fácil instalación y uno de los más económicos.
  • De lamas: pueden ser de aluminio, vinilo o de lamas de madera.
  • De fibra de vidrio: tiene una gran capacidad de aislamiento.
  • En placas Troldtekt: se trata de un compuesto entremezclado con cemento. Suele usarse en comercios, naves industriales o en diseños modernos de casas.

2. Techos continuos

Este tipo de falsos techos se colocan de forma continua a unos 12-15 cm por debajo del techo original (al igual que los anteriores). Una vez colocados, son más complicados de quitar que los registrables. Son los más comunes en viviendas ya que ofrecen una continuidad de las estancias donde los coloques y además, puedes poner molduras a juego.

  • De yeso: son resistentes a la humedad y suelen ir recubiertos de policloruro de vinilo en color blanco.
  • De escayola: son de fácil manejo a la hora de trabajar. Además, con este tipo de material puedes combinar el techo con molduras.

¿Ya te has decidido a colocar un faso techo en tu hogar? No dudes en contactar con Roysu y pedir tu presupuesto.